O quizás no

Mi cuerpo seguía con vida.

Eran pocos los segundos que mis pies llevaban separados del piso. Aún con vida, me salgo de mi y giro bruscamente la cabeza hacia la puerta, son tus pasos los que se acercan, estoy seguro.

Sigue leyendo

Anuncios