“Aun pienso en ti” (Parte 1) – Relato

El viento toca mis mejillas y convierte en cristal las lagrimas que hay sobre de ellas,  hace ya más de un año que estoy sin ti y tu ausencia aun me lastima. Sentado en el balcón, recuerdo aquella noche, la ultima que me brindaste. Es la memoria más preciada que tengo, aquella que atesoro en el fondo de mi corazón.

Tiemblo de frio y desearía fueran tus brazos quienes llenaran de calor mi ser. Reposábamos en medio del salón, una vieja bodega a las afueras del distrito, notaba una mirada tímida en ti, sabía que algo extraño pasaba, tus ojos me lo decían, pero tu carita de niña, siempre tierna, hacia pasar desapercibido aquel sentimiento.

Sorbo un poco de café, el clima comienza a empeorar por lo que decido entrar a la habitación. Aquel gorro que llevabas puesto aquella noche, posa sobre mi vieja guitarra; después de comer me pediste que tocara algo para ti. Decidí entonar aquella canción que decías te recordaba a tu padre.

Lo acerco hacia mi rostro, acaricia mi nariz y consto que tu aroma sigue aun presente. Después de que ambos habíamos cantado, deje la guitarra a un lado y nos fundimos en un abrazo, mi nariz coqueteaba en tu cuello, suspirando el amor que tú me dabas, mientras en tu rostro, una larga sonrisa se dibujaba.

Dejándome caer en la cama, alguien toca la puerta, a la par, una carta entra por debajo de ella. Mis manos comenzaban a juguetear con el cabello en tu espalda, cuando un ruido muy fuerte se escucho fuera de donde nos encontrábamos, te levantaste rápido y me dijiste recogiéramos todo.

Dirección postal de Perú, y mis datos garabateados están en el sobre, saco la carta y me dispongo a leerla. Sabias de los riesgos de ir conmigo a ese lugar, aun así insististe, y ambos estábamos ahí, me diste un beso y seguido a eso, sentí un golpe en mi cabeza, mareado pero consiente, vi me dejabas dentro de una caja de madera.

Veo caer tu gorro a escasos metros de mi, sales corriendo por la puerta principal. Otros pasos se escuchan hacia la puerta trasera, con la mirada borrosa alcanzo a percibir a alguien más, parece ser mi hermano. Gritos, golpes y el motor de un carro, es lo último que recuerdo antes de haber quedado inconsciente. Una hoja tamaño carta doblada en forma de tríptico extraigo del sobre, la desdoblo y una sola frase en el medio de la hoja escrita con una letra diferente a la del sobre reza: “Aun pienso en ti”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s